INDICE DE RECETAS

lunes, 18 de noviembre de 2013

GAZPACHOS MANCHEGOS


Abrimos otra sección del blog, LLEVA UN COCINERO A TU CASA!.

Gran plato de cocina tradicional alicantina hemos hecho hoy en casa de Maru y de David, a esta comida también ha asistido Eva y Juan en total 6 adultos con 6 niños, es decir, una buena perola he tenido que hacer; un día más ha sido una comida espectacular, donde la risa ha sido la constante en todo momento.
Me he decidido hacer unos "gazpachos manchegos", porque fundamentalmente el día acompañaba, el frío, como era de esperar, ha aparecido de repente en Mallorca, todo el día lloviendo, así que este plato ha venido que ni pintado.
También quiero destacar que en este plato hemos colaborado todos, hasta incluso los niños han colaborado activamente cortando las tortas.
Los gazpachos (nótese el plural) son un plato consistente; pastoril en su origen, pero sencillo de ingredientes. Aparece en el Qiuijote con el nombre de galianos. Lo típico es comerlo con la forma y costumbres tradicionales, sobre la propia torta y utilizando como cuchara pellizcos de la misma. El empleo de la torta ázima, sin levadura, se debe a que admite una mayor absorción del caldo.
De ahí viene el dicho de los gazpachos se come hasta la cuchara y el plato. Otro modo tradicional es comerlo con cuchara sobre la torta, sin llegar a probar bocado de esta, y una vez bien rebañada la torta extender una fina capa de miel de romero sobre ella, enrollarla y comer la torta como postre. En algunas zonas del sur del Campo de Montiel, la torta se parte en trozos pequeños dentro del caldo y se deja que éste se consuma. En ese caso, los galianos se suelen servir en forma de tortilla, guisados por tandas en una sartén.
Los gazpachos manchegos o Galianos son un plato de La Mancha, consistente en un guiso caldoso, servido caliente a base de trozos de torta cenceña manchega desmigada. El guiso está acompañado por carne de piezas menores como pueden ser conejo, pollo, liebre o perdiz. En algunas zonas se les añaden también setas (de cardo, de chopo o níscalos), en la mayoría de La Mancha los ingredientes son los anteriormente indicados. Debido a su cercanía geográfica y climática, este plato también es popular en el interior de Comunidad Valenciana, sobre todo en las comarcas del Vinalopó y también llegando hasta localidades costeras alicantinas donde se elaboran con pescado y marisco.

INGREDIENTE:

- 2 Cebollas.
- 4 ajos.
- 1 pimiento rojo.
- 1 pimiento verde.
- 1 bote de tomate triturado.
- 1 conejo troceado.
- 2 traseros de pollo.
- 2 docenas de caracoles.
- 6 tomates secos.
- comino, mejorana, pebrella, 1 cayena muy pequeña.
- 1 kilo y medio de harina de trigo.
- 20 gr. levadura prensada.
- Miel.

PREPARACIÓN.


Lo primero que hacemos es preparar las tortas, yo hago dos tipos de tortas, unas con levadura, que son las que empleare en los fondos de los platos y otras sin levadura, también llamadas en mi casa "cocas de pala", estas últimas no tienen levadura y son pieza fundamental para hacer este guiso.

Ponemos 250 ml de agua tibia en un bol, añadimos la levadura y deshacemos, añadimos harina aproximadamente unos 500 gramos, amasamos hasta crear una masa firme que no sea pegajosa, ponemos un paño por encima y reservamos en el lugar más calentito de la casa, no al lado de la chimenea, sino resguardado de corrientes de aire, esperamos alrededor de 1 hora hasta que dobla su tamaño.
El siguiente paso es realizar las tortas sin levadura, para ello añadimos en un bol 300 ml de agua y 600 gramos de harina de trigo, mezclamos bien los ingredientes y nos disponemos a hacer las tortillas.
Con un rodillo, cogemos un puñado de masa, un poco más grande que una pelota de golf y con la ayuda de un rodillo extendemos bien hasta que se quede muy fina, es conveniente tener tanto la mesa como el rodillo con harina para evitar que se pegue.
Una vez hechas las tortas las pasamos por una sartén, permanecerán alrededor de 3 ó 4 minutos por cada lado quitamos de la sartén y reservamos. 

A nosotros nos han salido un total de 9 tortas con la masa  que hemos puesto.

Ahora viene donde hemos participado todos, niños y mayores hemos troceado las tortas muy pequeñas, más o menos de 0,5 cms cada trocito, es un trabajo de chinos, pero os aconsejo que no compréis las que vienen hechas que se venden en mercadona, esas tortillas no sé de qué estarán hechas pero parecen como trozos de cartón y el sabor que dejan en el guiso no se parece en nada a las auténticas tortas hechas por uno mismo en su casa.
Una vez cortadas todas las tortas reservamos en un bol.

Ponemos una olla con bastante agua a hervir, echamos la carne: un conejo entero y troceado, comprado en el Mercado del Olivar, y 2 traseros de pollo. en este momento es cuando he echado las especies, la cayena muy picadita y que sea muy pequeña, también he añadido los tomates secos al caldo.
Dejamos hervir a fuego medio-bajo durante 1 hora aproximadamente.

En el momento que ha empezado a hervir la olla con la carne he dado inicio al sofrito, es decir, he estado 1 hora con el sofrito, ya lo he dicho anteriormente en otras entradas, para mí es un paso fundamental a la hora de ejecutar una receta.
Lo primero que he hecho ha sido sofreír los ajos, a continuación la cebolla, el pimiento rojo y pimiento verde y por último el bote de tomate triturado, para eliminar la amargor del tomate he añadido una cucharada de miel.

Mientras que se hacía el sofrito he preparado pequeños panes con la masa con levadura, estos panes los he dejado reposar 30 minutos.

En la masa restante he hecho en una bandeja de horno una base de más o menos un centímetro de espesor y que ocupara casi toda la bandeja, le he puesto un paño por encima y he dejado también reposar 30 minutos.
Precalentamos el horno a 200º.

Transcurrido el tiempo de cocción de la carne colamos el caldo y deshuesamos la carne muy finita y reservamos.

Añadimos el caldo dentro del perol donde hemos realizado el sofrito y llevamos a ebullición.

Colocamos en una sartén los panecillos que habíamos preparado anteriormente que ya han doblado su volumen y los ponemos a hornera en la sartén, para conseguir este efecto colocamos un paño por encima para que se vaya horneando. Aproximadamente 10 minutos por cada lado del pan.
Con el horno caliente ponemos en la bandeja de en medio la torta con levadura.
Cuando empieza a hervir añadimos los caracoles, los caracoles desgraciadamente los he comprado en el supermercado, no tenía como sí que solemos tener en Novelda buenos caracoles serranos.

Pasados 10 minutos añadimos la carne cortada y deshuesada, dejamos cocer 5 minutos.

Por último al guiso le añadimos las tortas cortadas, mucho cuidado con este paso, las tortas se hinchan mucho, el guiso no tiene que quedar aguado pero tampoco muy espeso, por eso es importante no pasarse con las tortas y calcular muy bien.


A la hora de servir cortamos la torta de la base para encontrar la miga y servimos el guiso por encima, también hemos servido en platos individuales acompañados con el panecillo horneado en la sartén.

Lo bueno de este plato es que también incluye postre en él, una vez se ha acabado de comer el guiso, sobre la torta que nos ha servido de base la cortamos y ponemos miel y así ya tenemos el delicioso postre.

QUE APROVECHE!!!

MUSICA.


Digamos que no es de mi favoritos este tipo de música que le va al gran David Trillo, pero de todos estos grupos, sin duda me quedo con Ivan Ferreiro y de todas ellas esta canción me parece la mejor.


SINCERAMENTE LO HE PASADO GENIAL!!!!!