INDICE DE RECETAS

miércoles, 27 de noviembre de 2013

MARMITAKO

GRANDISIMA RECETA LA QUE OS TRAIGO HOY.

Este domingo toco cocinar en casa de otros amigos y además con concurso, fuimos a casa de Montse y Joseba e hicimos un campeonato de de MARMITAKO DE BONITO, ahí queda eso...
La verdad que fue un día genial, reímos mucho, comimos mucho y sobre todo bebimos mucho, hicimos dos marmitas muy diferentes, el jurado que boto cada uno de los platos fue, Antonia, Pau, Sonia y Montse, lógicamente los cocineros no votamos.
El marmitako ya lo había cocinado yo en otras ocasiones, pero esta vez lo quise hacer distinto, viendo que estábamos en la GALLASTEGUI-ETXEA, puse todo la concentración, cariño, respeto y sobre todo PACIENCIA, que es la madre de todo, hasta incluso de la cocina.
El MARMITAKO es un plato tradicional del país vasco. Este plato tiene su origen en los barcos vascos de pesca. Su nombre proviene de la palabra marmita que es el recipiente donde se preparaba el marmitako a bordo de los barcos. Al ser una receta clásica, existen bastantes variantes. Lo importante es que el guiso resulte más picante y fuerte que soso y que el bonito siempre quede jugoso.

INGREDIENTES.

PARA EL CALDO.

- 4 litros de agua.
- 1 cabeza de ajos.
- 1 puerro.
- 1 cebolla.
- 1 puerro
- Espinas del bonito sin piel.
- 1 cayena pequeña picada muy fina.
- Sal

PARA EL MARMITAKO.

- 3 Kilos lomos de bonito frescos. Limpios de espinas y piel cortados a trozos grandes. Comprados en la pescadería de El Corte Inglés.
- 4 kilos de patatas.
- 2 pimientos verdes.
- 2 cebollas rojas.
- 3 dientes de ajo.
- 2 cebollas blancas
- 1 vasito pequeño de whisky
- 2 pimientos verdes.
- 1 cucharada de pasta de pimiento choricero.
- 2 litros de caldo.

ELABORACIÓN.

Ya he advertido que esto va a ir lento, así que mucha paciencia, el tiempo que he pasado cocinando esta receta han sido 4 horas.
El primer paso es preparar el caldo, para eso colocamos en una olla grande todos los ingredientes para el caldo, ponemos a fuego fuerte hasta llegar a ebullición, después bajamos el fuego a medio bajo y dejamos cocer, quitamos la espuma y que siga cociendo aproximadamente 3 horas y media.
Aunque parezca raro al mismo tiempo que se empieza el caldo también se da comienzo el sofrito.
Ponemos en la cazuela en la que vamos a realizar el marmitako un chorro de aceite a fuego fuerte. En el momento el aceite esté caliente, reducimos el fuego al mínimos y no lo tocamos hasta el final del plato.
Picamos toda la verdura muy fina.

Primero añadimos los ajos, pasados cinco minutos añadimos la cebolla roja y blanca y finalmente el pimiento verde, añadimos sal.

Y ahora a esperar 2 horas, este proceso me encanta, ver como va cambiando la verdura. 

Cuando ha pasado una hora y media añadimos con una cuchara de cazo un cucharón, para que el sofrito vaya cogiendo el gusto del caldo. Esta maniobra la he repetido 5 veces aproximadamente cada 15 minutos.


Es momento de pelar las patatas y cascarlas con trozos de aproximadamente 2 o 3 centímetros.
En el punto final del sofrito añadimos las cucharadas de pasta de pimiento choricero, este toque le da un toque rojo que el plato necesita además de darle potencia de sabor.
Ahora añadimos las patatas y las sofreímos junto con la verdura.
 También es el momento de añadir el vasito de whisky.
Pasados 10 minutos añadimos el caldo, dejamos cocer a fuego medio 10 minutos más, para mí es importante que la patata quede más dura que blanda, pero siempre hecha que no esté cruda, para eso yo lo compruebo constantemente con un palillo.
Cuando la patata veamos que ya está en su punto apagamos el fuego, y es el momento de añadir  el bonito SIEMPRE CON EL FUEGO APAGADO. El atún se hace con el calor residual.
Ese es el truco fundamental, un buen marmitako siempre tiene que tener el bonito jugoso y nunca seco.

QUE APROVECHE.

POR CIERTO....  En este campeonato, yo perdí..... Es decir que si el mío estaba bueno imagínate como estaba el que se curró el Gallastegui.
Por último sólo decoros que mientras se estuvo cocinando el plato me trabajé un pan de estos de agarrarse que se me "perdió" en la Gallastegui Etxea

MUSICA.


Como no este plato mererece un poco de música de Euskadi, una más de mis pasiones, quien me conoce lo sabe, soy un enamorado de Euskadi, todo me gusta de él. Durante mucho tiempo escuchaba constantemente música vasca, cantautores, grupos y sobre todo música tradicional.
De todas las canciones siempre ha habido una que me ha encantado.


MUCHAS GRACIAS MONTSE Y JOSEBA, ANTONIA Y PAU
....