INDICE DE RECETAS

lunes, 9 de diciembre de 2013

HUEVOS ROTOS CON NÍSCALOS

Los huevos siempre han sido un plato al que yo he tenido mucho respeto, la razón es por qué yo me declaro un apasionado del huevo frito, del trocito de pan reventando la yema y el primer bocado a la boca de ese líquido jugoso.

El punto de los huevos no siempre es fácil dárselo, por eso los revueltos me han parecido unos platos muy difíciles de realizar ya que según mi parecer si el huevo se pasa de cocción queda seco y el plato pierde mucho.
Pues bien yo hoy me voy a estrenar con unos huevos rotos.
La razón de hacer unos huevos rotos con níscalos es por que por la mañana había cocinado las lentejas con níscalos que había publicado en posts anteriores, me sobraron unos pocos y pensé que mejor que unos huevos rotos...
Los níscalos es un capricho de dioses, al lado de casa hay muchos, pero yo nunca he encontrado ninguno, quizás la paciencia de los boletaires no la tengo y sinceramente prefiero salir al campo a relajarme y no a trabajar....

Propiedades nutricionales de los níscalos. Es un hongo de color anaranjado que crece en los bosques de pinos o mixtos, ya que  necesita un árbol para desarrollarse.
 Aparece en los meses de otoño  y su sombrero mide entre 4 y 16 centímetros. Crece en cualquier tipo de suelo aunque no le gustan demasiado los terrenos con exceso de agua; cuando se corta, segrega una leche de color anaranjado, de ahí que también se denomine  rovellón, que en catalán significa “oxidado”.
 Los níscalos o rovellones poseen un olor suave y dulce y su  carne es compacta y densa. Su consumo es muy recomendable, ya que aportan muchos minerales, como el yodo, calcio, potasio, fósforo, hierro, magnesio y sodio y vitaminas, como la A y del grupo B: B1, B2, B3 y B5 y cuantan con un número muy bajo de calorías, por lo que su consumo es beneficioso en dietas de control de peso.
Del consumo de los níscalos se obtienen muchos beneficios, especialmente indicados para mantener el sistema inmunológico en buenas condiciones, ya que ayudan a subir las defensas y favorecen la formación de anticuerpos y la producción de glóbulos rojos y blancos
 Combaten el estreñimiento, ya que activan el tránsito intestinal y son de gran ayuda para el estrés y las migrañas. Son ideales para controlar el colesterol y su consumo está recomendado para niños y embarazadas.
 Cuentan con una gran versatilidad en la cocina, aunque se deben de conservar en la nevera y limpiar muy bien y con mucho cuidado, para estar seguros de que no contengan parásitos.

INGREDIENTES.

- 150 Grs. de níscalos.
- 3 huevos.
- 4 patatas medianas de muy buena calidad.
- 1 cebolla tierna.
- Aceite, sal y pimienta.

ELABORACIÓN.

En primer lugar cortamos limpiamos las patatas y las cortamos a la panadera, con un grosor aproximadamente de medio centímetro.
Calentamos una sartén con abundante aceite, cuando esté muy caliente añadimos las patatas, las tenemos un minuto a fuego muy fuerte y a continuación bajamos el fuego a la mitad y dejamos cocinarse durante 12 ó 13 minutos, 
las patatas tienen que quedar fritas no cocidas y un poquito doradas. Transcurrido este tiempo comprobamos con un palillo si están bien cocinadas y reservamos.
Retiramos el aceite de la sartén, lo reservamos para futuras comidas, ahora vamos con los níscalos, los limpiamos bien con un chorrito de agua y con papel absorbente vamos repasando que no tengan ninguna impureza y los fileteamos.
Echamos una cucharada de aceite a la sartén y incorporamos los níscalos y a fuego medio-fuerte cocinamos los hongos, le he añadido un poquito de sal, 
pasados unos minutos retiramos y reservamos.
Por último la cebolla tierna, cortamos en juliana muy fina y caramelizamos en la sartén que le añadimos una cucharada de aceite, yo lo he tenido alrededor de 8 minutos. Retiramos y reservamos en el mismo plato que las patatas.
Ahora viene lo complicado, los huevos, colocamos en la sartén que tiene que ser antiadherente y muy buena, 2 cucharadas soperas de aceite,cuando esté caliente el aceite incorporamos los 3 huevos, como si fuéramos a hacer huevos fritos, le echamos una pizca de sal.

Cuando la clara empiece a ponerse blanca, es decir, a los pocos segundos, la yema tiene que quedar muy cruda,  incorporamos las patatas junto con la cebolla tierna, apagamos el fuego, y retiramos del fuego,  con el calor residual de la sartén nos basta, rompemos la yema en la sartén.
Se sirve en una fuente o en un plato y sobre ello añadimos los níscalos fileteados y un poco de cilantro picado.
QUE APROVECHE....

MUSICA.

Vamos con un poquito de jazz hoy, de un grande, vamos con Michel Camilo.
Michel Camilo es una de esas personas que está tocado por la mano de Dios, sólo una vez le he visto en directo, y me dejó con la boca abierta desde el primer segundo hasta el último, es un habitual en mi discografía de jazz, tiene ritmos y melodías que se te meten en la cabeza y no te las sacas nunca.
Durante la elaboración de este plato, sólo he escuchado a Michel Camilo y la canción que elegido es SPAIN.