INDICE DE RECETAS

sábado, 7 de diciembre de 2013

JAMONCITOS DE POLLO CON SALSA DE MOLE ROJO.

Vuelvo a emplear otra cocina ajena para cocinar, ahora ha tocado la casa de Eva y Juan, la verdad que ha sido distinta a las otras visitas que he realizado a otras casas. 

En este caso la cena era un "pa amb olí" pero claro yo he querido hacer mucho más, entonces ha sucedido lo que pasa siempre, cada invitado trae un plato, al final mucha comida, pero como siempre lo hemos pasado genial. 
Además donde se ponga un buen pa smb olí que se quite todo lo demás.
Pues bien yo he querido hacer un plato BRAVO, es decir un plato con toque picante, para eso he querido cocinar el pollo con salsa de mole rojo.

El Mole es considerado como uno de los platillos mas representativos de la Gastronomía Mexicana y como un arma de destrucción química por parte de los extranjeros. Es un componente importante en la dieta del mexicano y en la Venganza de Moctezuma. El mole consiste en una salsa que está compuesta por una gran cantidad de chiles y una gran variedad de ingredientes, sean comestibles o no. Esta salsa se vierte sobre pollo, res, cerdo o algún otro animal de cuatro patas en caso de que los precios de las carnes estén sobre las nubes. Se sirve mucho en fiestas y para su consumo se recomienda no vestir prendas blancas, a menos que el comensal quiera gastar mucho dinero en la lavandería.
La historia del mole es muy curiosa, aquí os la dejo:
El mole es producto del mestizaje al combinar las salsas picantes de chile prehispánicos con la tradición española del Tarde, mal y a rastras. El platillo surgió en la ciudad de Puebla durante el siglo XVII. El Virrey de la Nueva España[1] estaba de visita en la ciudad después de atender unos asuntos en España. Como el virrey también era el Arzobispo de Puebla, se invitó a así mismo a una comida en la sede del arzobispado. Por lo que le pidió al cocinero que preparara un platillo digno de sus reales investiduras. El cocinero se la pasó platicando sobre los toros con sus pinches y cuando fueron a ver faltaban dos horas para el banquete y no tenían nada listo.
El cocinero trató a sus pinches como tales y les dió una tremenda regañada. Los pinches, que eran naturales de Puebla y hacían mucho honor a su cargo, se enojaron porque la culpa del tiempo perdido había sido del cocinero por ponerse a hablar de corrida de toros. Así que decidieron preparar la salsa mas picosa que jamás se haya probado en el México Prehispánico y en la Nueva España. Terminaron de hacer la salsa y se la dieron a probar al cocinero. El cocinero voló a una altura que superaba a la Catedral de Puebla, propulsado por gases y explosiones provocadas por la salsa.
Al aterrizar, el cocinero se dió cuenta que la salsa estaba muy sabrosa, pero iba a ser una bomba para el estómago de monseñor. Así que decidió bajar el picor de la salsa mezclándola con todos los ingredientes que tenía a la mano. Como no bajaba el picor de la salsa, estuvo agregando mas ingrendientes hasta que terminó por vaciar toda la alacena. Por último, hacia falta combinar la salsa con carne. Decidió meter un pavo[2] vivo, ya que no había tiempo y esperaba que la salsa y el fuego pudieran matar al ave. Afortunadamente la salsa no sólo mató al pavo, también lo desplumó y lo coció, dejando listo el platillo para monseñor.
El platillo fue servido en el banquete y fue del agrado de monseñor. Afortunadamente, el arzobispo estuvo 3 días con problemas estomacales, lo cual era la media del efecto de los alimentos mexicanos en los sistemas digestivos de los españoles. El mole pasó el control de calidad y se comenzó a preparar en todos los hogares mexicanos.

INGREDIENTES.

Este plato lo he elaborado para 12 personas:
- 20 jamoncitos de pollo.
- Cilantro.
- 1 Cebolla.
- Pasta de mole rojo. Comprado en el supermercado de El Corte Inglés.
- Sesamo.
- Sal y agua.

ELABORACIÓN.

En primer lugar ponemos a cocer los jamoncitos, para ello ponemos una olla con agua una cebolla cortado por la mitad y un ramillete de cilantro, cuando el agua esté hirviendo introducimos los jamoncitos de pollo y bajamos el fuego al mínimo.
Dejamos cocer 30 minutos.
Retiramos los jamoncitos de pollo y los colocamos sobre una bandeja de horno.
Escaldamos la pasta de salsa mole en un poco de caldo que hemos empleado en los jamoncitos, la proporción que hay que hacer apea conseguir una buena salsa es tres medidas de caldo por una de pasta. 
Se deja hervir durante 15 minutos moviendo constantemente para evitar que se pegue.
Se mojan los jamoncitos con la salsa de mole, espolvoreamos con sésamo blanco, el horno ya lo tenemos caliente a 160º, introducimos la bandeja al horno y horneamos durante 25 minutos.

BUEN PROVECHO.

MÚSICA.

La semana pasada ya coloqué una canción mexicana, no me gusta repetir canciones ni estilos, porque soy de los que piensa que en la variedad está el gusto, pero es que a este plato le pega tanto..... Así que para todos vosotros "Pa' todo el año"
La verdad que la música mexicana es una pasada.....