INDICE DE RECETAS

lunes, 23 de diciembre de 2013

MERLUZA GOIERRI

Hoy vamos con la reina de los mares, con la merluza.
Un pescado espectacular que se cocina de mil maneras distintas, yo he querido hacer una receta muy antigua, la merluza goierri.
Se hace con muy poco tiempo y el coste es muy bajo, alrededor de los 15 euros.

Esta riquísima merluza está basada en una receta de uno de los maestros de la cocina vasca, Jose Juan Castillo de Casa Nicolasa, en Donosti.
Hablaré un poquito de la merluza.
La merluza es un pescado blanco con un contenido graso y calórico bajo -aporta en torno a 65 calorías y menos de 2 gramos de grasa por 100 gramos de porción comestible-. Debido a su bajo contenido graso y aporte calórico, la merluza se considera un alimento adecuado para personas que sufren de sobrepeso u obesidad, eso sí, sin olvidar que se ha de cocinar con técnicas culinarias que no añadan un exceso de grasa al alimento, como, por ejemplo, a la plancha o al horno.
 La merluza es rica en proteínas completas o de alto valor biológico y posee diferentes vitaminas y minerales. Destaca su contenido en vitaminas del grupo B (B1, B2, B3, B9, B12). Estas vitaminas, salvo la B12, permiten el aprovechamiento de los nutrientes energéticos (hidratos de carbono, grasas y proteínas). No obstante, la cantidad de estas vitaminas presentes en la merluza no es relevante si se compara con la que contiene alimentos ricos en estos nutrientes (cereales integrales, legumbres, verduras de hoja verde, hígado y carnes en general).
 El aporte adecuado de estas vitaminas es esencial porque intervienen en numerosos procesos de gran importancia como la formación de glóbulos rojos, la síntesis de material genético o el funcionamiento del sistema nervioso, entre otros.
 En cuanto a los minerales, la merluza posee potasio, fósforo y magnesio, si bien todos ellos están presentes en cantidades medias si se comparan con las contenidas en la mayor parte de los pescados. El potasio es un mineral necesario para el sistema nervioso y la actividad muscular e interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. El fósforo está presente en huesos y dientes, interviene en el sistema nervioso y la actividad muscular, y participa en procesos de obtención de energía. El magnesio, por su parte, se relaciona con el funcionamiento del intestino, los nervios y los músculos. Además forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante.

INGREDIENTES.

  • 1,5 Kgs. Merluza cortada a rodajas de 4 centimetros aproximadamente.
  • 6 ajos.
  • 1 lata de espárragos blancos.
  • 1 lata de guisantes pequeña.
  • 15 almejas.
  • 200 cls sidra.
  • 80 grs. mantequilla.
  • sémola de trigo (para rebozar la merluza).
  • perejil.
  • sal
  • aceite.

ELABORACIÓN.

En un recipiente ponemos las almejas con agua y le añadimos bastante sal para que elimine toda la suciedad las almejas.
En primer lugar colocamos en un cazo la sidra, la mantequilla y el líquido de la lata de esparragos y le damos potencia al fuego hasta que reduzca a la mitad.
En una sartén grande y fonda, ponemos dos cucharadas de aceite y le añadimos los ajos fileteados.
Cuando estén dorados pasamos ligeramente la merluza por la sémola de trigo, añadimos a la sartén y doramos.
En otra sartén pequeña añadimos una cucharada de aceite y colocamos las almejas y le damos calor hasta que se abran, 
una vez abiertas 
añadimos a la sartén donde está la merluza.
A continuación añadimos los guisantes y los espárragos.
Seguidamente incorporamos el caldo que ya ha reducido a la mitad, dejamos cocinar 6 minutos a fuego vivo.
Por último incorporamos un poco de perejil picado y 

añadimos las yemas de huevo batido para espesar la salsa.
Y así queda el plato, como he dicho antes, fácil, barato y exquisito.
QUE APROVECHE!!

MÚSICA.

Hoy vamos con Quique Gonzalez, es de esa gente que cuanto más la oyes más te gusta, ésta canción es de Enrique Urquijo y sin duda es la canción más bonita que se ha escrito en castellano.
"aunque tú no lo sepas".